Marraquech (Marruecos)

Los moros parecen estar contagiados de locura en esta ciudad. No es que se mantengan febrilmente activos durante todo el día, es que parecen padecer la fiebre del “comercio”. Una especie de inquietud vital que les convierte en insectos inasequibles al cansancio, a la quietud o al sosiego. Sin embargo esas tres cualidades no están […]